Colombia: El pueblo Zenú

Publicado el 21 de febrero de 2016


Vaso con base anular y figuras con forma Por Sinú – Walters Art Museum: Página de inicio Información sobre la obra, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18824208


También conocido como Sinú.

Pueblo indígena cuyo territorio ancestral consistía en los valles colombianos de los ríos Sinú, San Jorge, Cauca y Nechi y la costa caribeña alrededor del Golfo de Morresquillo (actuales departamentos de Córdoba y Sucre).

Población: 233.052 habitantes en 2005.

Lengua: desaparecida antes de la conquista española. Proceso de recuperación en marcha.

Resguardos

  • Resguardo de San Andrés Sotavento, donde vive la mayor parte de la población, departamento de Córdoba.
  • Resguardo El Volao, Urabá antioqueño
  • Resguardo Tolú viejo, departamento de Sucre, las comunidades están siendo reconstruidas.
    En el siglo XVI, los españoles reconocieron 3 resguardos indígenas zenúes en el distrito de Tolú, en San Nicolás de Bari (Lorica), San Sebastián e Urabá y San Andrés de Sotavento (Mexión) con sus anexos chimú y pinchorroy (chimá) y Sahagún.

En 1773, el rey español reconoció el territorio de San Andrés de Sotavento como resguardo indígena tras un largo proceso de delimitación. Esta reserva tiene 83.000 hectáreas. Se mantuvo hasta principios del siglo XX, cuando fue disuelta por la Ley 55 de 1905 dictada por la Asamblea Nacional Constituyente.

Los indígenas han luchado, especialmente desde 1969, para recuperar la reserva.

En 1990, el Estado reconstituyó la reserva de San Andrés con 10.000 hectáreas ampliadas a 23.000 hectáreas para una población registrada de 50.001 personas.

En el proceso de lucha por la tierra, decenas de líderes zenúes fueron asesinados.

Otras comunidades zenúes de Sucre y Córdoba han logrado reorganizarse y ahora existen consejos regionales y organizaciones de autoridades indígenas que gobiernan, representan y reclaman la recuperación de los territorios de los resguardos. Se organizan en consejos locales en torno al cabildo mayor del resguardo de San Andrés de Sotavento y cabildos menores.

La lucha por la tierra es una constante en sus reivindicaciones.

resguardo san andrés de sotavento

Tres zonas geográficas delimitaban el imperio zenú.

  • Finzenú: valle del río Sinú y la región de Tolú. Región religiosa.
  • Panzenú: entre el valle del Río San Jorge y la cuenca baja del Río Cauca. Zona de producción agrícola y artesanal.
  • Zenúfana: centro del actual departamento de Antoquia. Centro de gobierno y ubicación de los principales recursos de oro.
    La única civilización precolombina de Colombia que estableció un gobierno centralizado con tres grandes caciques, el cacique de Panzenú, el cacique de Zenúfana y el gran cacique de Finzenú. Los jefes de los tres caciques eran hermanos y los de Panzenú y Zenúfana debían homenaje al gran cacique de Finzenú que era su hermana mayor.

No hay rastro de sus mitos fundacionales, aparte de la historia que se cuenta de una gran inundación que lo anegó todo.

Desde entonces, los zenús han aprovechado el tiempo para cavar canales y drenar el agua. La compleja red conectaba las cuatro importantes ciudades de Yapel (hoy Ayapel, Córdoba), Mexíon (Tuchín, Córdoba), Faraquiel (al sur de Montería, hoy capital del departamento de Córdoba) así como los pequeños pueblos.

Estos grandes canales fueron enterrados en parte por los españoles cuando colonizaron el territorio del actual departamento de Córdoba a mediados del siglo XVII.

Las grandes ciudades eran interdependientes.

  • Mexíon: 25.000 habitantes: especializados en el tejido de cestas, sombreros, bolsas, taparrabos, mantas, hamacas. Se han encontrado mochilas y taparrabos de algodón hilado, tejido y teñido.
  • Yapel: 30.000 habitantes: cerámica y artículos de barro.
  • Finzenú: 70.000 habitantes: además de ser el centro del país zenú, fue sede del gran cacique y produjo oro del río Sinú.
  • Faraquiel: una ciudad espiritual con un templo que todo zenú debía visitar al menos una vez en su vida. El templo se erigía en la cima de una colina y consistía en una gran cabaña con árboles alrededor en los que colgaban campanas doradas de las ramas. En su interior había gigantescos ídolos dorados y hamacas colgantes llenas de ofrendas de oro.
    Ninguna ciudad era autosuficiente, exportaban e importaban diferentes productos y esto garantizaba la estabilidad territorial.

Las zonas agrícolas se cultivaban de forma independiente.

De Sinú – Museo Walters: Página de inicio Información sobre obras de arte, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18824189


Historia

Los Zenús tuvieron un excelente manejo de la ingeniería hidráulica, construyendo sistemas de canales utilizados durante 2000 años y que cubrían 600.000 hectáreas. Esto les permitía controlar el régimen de crecidas entre los ríos y conducir el agua sobrante a sus salidas naturales, aprovechando los sedimentos y tejiendo las comunicaciones fluviales.

A partir del siglo XIX, la llegada de las misiones trajo consigo grandes explotaciones ganaderas y la sucesiva exploración de los recursos del territorio indígena provocó la pérdida de este territorio. Las ocupaciones de los blancos vinculadas a intereses económicos y comerciales, las guerras civiles, el narcotráfico, los terratenientes, las explotaciones ganaderas intensivas, los monocultivos son sistemas de despojo que continúan en la actualidad.

La lucha por la recuperación de tierras comenzó en 1973 en la finca de Venecia y posteriormente en la finca Aguas Mojosas, que fue recuperada. Las acciones se intensificaron entre 1987 y 1992, los indígenas recuperaron el control de la tierra y la violencia se intensificó. El Estado fue obligado por el INCORA a ordenar un plan de adquisición y restitución de tierras mediante la Resolución 054 del 21 de septiembre de 1984.

El renacimiento del movimiento indígena colombiano fue un claro impulsor de las orientaciones y movilizaciones de los años 30 y 40 impulsadas por el líder indígena Manuel Quintín Lame.

El nacimiento del CRIC (Consejo Regional Indígena del Cauca) y otras organizaciones a nivel nacional como la ONIC y a nivel departamental brindaron apoyo al pueblo Zenú.

En 1979/1980 nació la organización indígena Zenú.

Los ritos

Los ritos mortuorios eran sencillos. Los muertos eran colocados en una barca y llevados por los canales hasta Finzenú, donde los zenúes eran enterrados. Los enterraron mirando al este para que pudieran ver el amanecer. La muerte no era triste sino un momento de celebración. El espíritu ya no tenía un cuerpo delante, por lo que era libre. Al final del entierro, se plantó un árbol en el túmulo.

En la cultura zenú, la mujer es símbolo de fertilidad, sabiduría y respeto.

Las figuras femeninas se moldean con arcilla y se colocan en las tumbas de los muertos como símbolos de la fertilidad humana y agrícola.

Orfebrería

A menudo utilizaban tumbaga, una aleación de oro y cobre procedente de la región. Dominaban el método de la cera perdida, que era un rasgo característico de la decoración de sus obras. Además de la fundición, el oro se martilleaba en placas y relieves. Representaban el mundo animal, caimanes, bagres, ciervos.

Por Janmad – en una base de la foto File:Museo del Oro Bogotá Zenú.jpg by brunosan – Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9647349
Por Sailko – Obra propia, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=31486035




Cultura inmaterial

Expresan su cultura a través de un fuerte apego a los lugares sagrados y encantadores. Las fiestas se caracterizan ahora por un sincretismo religioso, con hombres que se disfrazan de mujeres, por ejemplo. Creen en el dios cristiano y en un panteón de santos (San Simón del Blanco, San Simón de Ayuda y San Simón de Juego) que les rinden homenaje con ofrendas por las cosechas.

Medicina tradicional

Se utiliza para facilitar el parto y alejar los malos espíritus.

Las plantas utilizadas con fines medicinales son el tabaco, la menta, el orégano, la yerbasanta, la melisa, el sésamo, el mata-ratón (gliricidia sepium). Suelen plantarse cerca de las casas, los bosques y los cursos de agua.

Los poderes curativos de las plantas se acompañan de oraciones y conjuros.

Las fábulas y leyendas, así como los mitos, se asocian a los chimpancés del arroyo (duendes), a los mohans y a los encantos.

Economía/artesanía/importancia del maíz

https://culturazenumonteria.blogspot.com/2019/02/cultura-zenu_84.html


La pesca es una actividad secundaria. Durante la Semana Santa comen un plato especial « babilla » (caimán crocodylus fuscus) y la tortuga hicotea (trachemys scripta callirostris) que crían a pequeña escala.

babilla https://culturazenumonteria.blogspot.com/2019/02/cultura-zenu_84.html


También cazan ñeques (género dasyprocta, un roedor), aves como el cormorán (phalacrocorax olivaceus) y pavas (hoccos o penelopes)

Son conocidos por su trabajo textil, su orfebrería y su cerámica. Esto continúa hoy en día, mientras que el tejido es una de las principales actividades. Transforman la caña flecha obteniendo un alto valor estético como el famoso sombrero vueltiao que es un importante símbolo de la identidad colombiana.

Transforman majaguas, lianas, palmeras, hierbas para las necesidades familiares, el transporte de cereales y productos y objetos, así como para el uso doméstico y personal. Este oficio se practica principalmente en el resguardo de San Andrés de Sotavento, San Antonio y Sampués. La artesanía es una fuente de ingresos económicos muy importante para las comunidades.

En 1990, la reserva de San Andrés Sotavento fue restaurada como reserva zenú con una superficie de 10.000 hectáreas.

Los zenús han prohibido el cultivo de transgénicos en su territorio, tal y como ha autorizado el gobierno colombiano.

Para el pueblo zenú, el maíz es una parte esencial de su cultura y sistema de producción.

Por ello, se consideran « los hijos del maíz » y desean cultivar y conservar las 25 variedades tradicionales que componen su dieta y permiten a su pueblo ser autosuficiente en la reserva de San Andrés de Sotavento.

Los cultivos son maíz, yuca, frijoles, ají y calabaza.

Frutas: melones, sandías, mangos, anuncios, guanábana, guayabas.

La pesca es una actividad complementaria y durante la semana santa comen un plato a base de caimanes y tortugas.

La caza incluye agutíes y ciertas aves.

Por Jdvillalobos – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4152420



Artesanía, el vueltiao

Los zenúes se han aficionado a la artesanía del tejido y el trenzado y fabrican, entre otras cosas, sombreros, el vueltiao, que son famosos en la región. El material utilizado es la palma de un árbol llamado manicaria saccifera o napa.

Para los zenúes, la palma de la caña flecha es mucho más que una hierba, es un ser más de la comunidad. Cuando se trenza, se habla del « pie de la trenza » porque cada fibra se coloca en el pie de la fibra anterior y es como si caminara. Se dice que tejer es como caminar y que quien entreteje las fibras entreteje la historia del Zenú…….

Más información sobre este arte:

Sabiduría ancestral y saber hacer del pueblo zenú

Fuentes: wikipedia, resguardo indigena zenu swissaid, ONIC

El artículo en francés

Le peuple Zenú

Publicité
%d blogueurs aiment cette page :