Brasil: El pueblo Rikbaktsá


Publicado el 11 de mayo de 2020

imagen

Pueblo indígena de Brasil que vive en el estado de Mato Grosso y que era conocido como orelhas de pau (orejas de palo) o « canoieros ». En la década de 1960 se les consideraba guerreros feroces y tuvieron que enfrentarse al proceso de despoblación que supuso la muerte del 75% de su población. Una vez recuperados, siguen mereciendo el respeto de la población regional por su persistencia en la defensa de sus derechos territoriales y su modo de vida.

El nombre regional dado: canoieros, que hace referencia a su capacidad para utilizar canoas.

El nombre de « oreilhas de pau » se debe al uso de enormes trozos de madera de caixeta (un tipo de madera de color claro y fácil de trabajar (tabebuia caáinoides) insertados en los lóbulos agrandados de las orejas.

Población: 1514 personas (2014)

Lengua: Rikbatsá, no clasificada en ninguna familia conocida pero incluida según el SIL en la raíz lingüística macro-jê. Existe una diferencia entre el habla masculina y femenina, la terminación de muchas palabras indica el género del hablante.

Actualmente son bilingües porque han incorporado el portugués.

Tierras indígenas

  • T.I Erikpasa – 79.935 hectáreas, 676 personas, reserva registrada. Ciudad: Brasnorte.
  • T.I Escondido – 168.938 hectáreas, 45 personas, reserva registrada. Ciudad: Cotriguaçu.
  • T.I Japuíra – 152.509 hectáreas, 357 personas, reserva registrada. Ciudad: Juara

brasnorte mato grosso Por Raphael Lorenzeto de Abreu – Image:MatoGrosso MesoMicroMunicip.svg, own work, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1417128

imagen

Actividades económicas

La naturaleza se considera una gran fuente en la que están inmersos los Rikaktsá. Se adquieren y transmiten oralmente conocimientos milenarios sobre las especies vegetales y animales y sus interrelaciones en los ciclos de reproducción, así como las técnicas para su uso adecuado que garantizan la reproducción biológica y social. La división del trabajo se realiza en función del género, aprovechando y reforzando los vínculos de interdependencia preexistentes a nivel de la reproducción biológica.

La autonomía económica y política de los grupos domésticos está constituida por unidades de producción y consumo contrarrestadas por las relaciones en el sistema de parentesco y el orden ritual.

Según ellos, son más cazadores que recolectores y agricultores, pero la agricultura y las fiestas rituales asociadas desempeñan un papel central en el ritmo y la organización de la vida social. Su economía alterna entre diferentes actividades a lo largo del año, cada una de las cuales se concentra de forma estacional. La unidad de producción y consumo diario es la familia extensa (los residentes de una casa). Sólo durante los rituales que acompañan a la vida agrícola (la limpieza de los campos de cultivo, la cosecha del maíz) y en otras ocasiones existe una mayor cooperación.

Los campos de cultivo son circulares, de dos hectáreas cada uno, y se plantan una o varias especies. Cada 2 o 3 años se abren nuevos campos y se abandonan los anteriores para que la selva ocupe el espacio. Cultivan maíz, batatas, cará, yuca, ñame, arroz, frijoles, algodón, roucou, plátanos, caña de azúcar, algodón, cacahuetes, calabazas, piñas, cítricos y tabaco (con fines medicinales).

Caza

Gran parte de los alimentos que se consumen proceden de la caza, la pesca y la recolección durante todo el año.

La caza es una actividad de excelencia para los hombres porque el papel social de cazador/guerrero es el punto de referencia central del conjunto de valores que constituyen la identidad masculina de proveedor de alimentos y defensor de la comunidad.

Consumen casi todos los animales presentes en su hábitat, excepto el jacaré, el tamandú, las cobras, los jaguares y algunos monos.

Los animales de caza más populares son el pecarí, el caititu (ayassu tajacu), el coatí, la paca, el ciervo, el tapir, la mulita canastra (armadillo).

Pesca y recolección

Capturan todo tipo de peces y recogen en las playas huevos de tucumaré (cichla sp.), tracajá o cagado (mauremys leprosa). Los niños de apenas 3 años juegan en los puertos del pueblo y matan pequeños peces con sus pequeños arcos y flechas de 3 puntas. Capturan a mano los peces recién nacidos en la vegetación sumergida de la orilla de los arroyos y se los comen crudos si son muy pequeños.

El alimento más recolectado son las castañas, que tienen un alto valor nutritivo y se comen enteras, ralladas, cocinadas en forma de harina, mingau (gachas), en beiju (yuca), en pan, tortas o aceite para freír.

La miel se consume ampliamente y se obtiene de diferentes tipos de abejas. Se utiliza como edulcorante, mezclado con agua o en la shisha. Prefieren la miel al azúcar.

Crianza

imagen

Crían varias especies de pájaros para proporcionarles plumas de adorno, guacamayos, periquitos, penelopos, hocos y es habitual ver guacamayos en el suelo y en las casas de los alrededores, en el interior o en los árboles cercanos. También crían gallinas por sus huevos y su carne, las plumas de la cola de los gallos como adornos, y los perros como ayudas para la caza.

Han incorporado bienes y utensilios producidos por la sociedad dominante con la que tienen relaciones comerciales para obtener ingresos monetarios a través de la producción y comercialización de caucho, castañas y artesanía (su arte plumario es considerado el más bello por los grupos tribales de Brasil).

En los últimos años, el desbroce de los alrededores de sus tierras ha afectado a la presencia de caza en los bosques y de peces en los ríos, lo que les hace más dependientes del mercado. Han desarrollado una alternativa económica al modelo de asentamiento regional marcado por el desmonte extensivo de tierras y en 1998 pudieron poner en marcha un proyecto de gestión sostenible no maderera centrado en la extracción y el envasado de palmitos para su venta y prevén obtener beneficios en la comercialización de castañas y otros productos.

Se trata de la Asociación Indígena Rikbaktsá, fundada en 1995 con el asesoramiento técnico del Instituto de Estudios Ambientales IPA y del Instituto de Apoyo al Desarrollo Humano y Ambiental TROPICS, así como de Funai.

Organización social

Foto: Rinaldo S.V. Arruda, 1994

La aldea tradicional consistía en una o dos casas habitadas por familias extensas, la casa de los hombres (rodeio en portugués, makyry en su lengua) donde residían los viudos y los solteros. Con la centralización impuesta por los jesuitas, las aldeas se hicieron más pequeñas, menos numerosas y situadas a lo largo de las orillas del río Juruena.

Actualmente hay 33 pueblos en la T.I. y zonas adyacentes a lo largo de los ríos Juruena, Sangue y Arinos. En 1998 construyeron un nuevo pueblo en la T.I Do Escondido.

Dividen a los seres del universo en dos series opuestas y complementarias. Esta división también funciona en la sociedad Rikbaktsá y configura el sistema de parentesco. La sociedad está dividida en mitades exogámicas, una asociada al guacamayo amarillo y la otra a una especie de araña. Cada uno se subdivide en varios clanes asociados a diferentes animales y plantas.

Los matrimonios tienen lugar entre las dos mitades. La descendencia es patrilineal y se basa en la creencia de que el hijo es generado por el padre, pareciéndose siempre a él y no a la madre. También creen que cualquier hombre que tenga relaciones sexuales con una mujer embarazada está implicado en la paternidad. Dicen que el hijo ocupa el lugar del padre y asegura así la continuidad.

La residencia es uxorilocal, es decir, una vez casado el hombre se va a vivir a la familia de su mujer.

La monogamia es la regla general y la poligamia se permite y se practica a veces.

Von Agência Brasil (sin otra autoría disponible) – http://www.agenciabrasil.gov.br/galerias-de-fotos/2007/12/03/galeria_de_fotos.2007-12-03.1946159578/view, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6949220

Organización política

La sociedad rikbaktsá se basa en las relaciones recíprocas que se establecen entre los clanes pertenecientes a las mitades de parentesco que los articulan en la comunidad mayor. Intercambian mujeres a través del matrimonio, intercambian bienes y mano de obra durante las fiestas que una mitad ofrece a la otra para ayudar en la limpieza y la siembra.

En la caza también hay interdependencia, ya que el cazador entrega el animal cazado a su compañero, normalmente su cuñado de la otra mitad.

Cada grupo doméstico se constituye como una unidad política. En la tradición no existían los jefes, aunque algunos pudieron surgir y trascender a una casa o aldea. Hoy en día están surgiendo otro tipo de líderes, jóvenes con un mejor conocimiento de la sociedad que les rodea y que pueden dar respuestas más adecuadas a los problemas que se encuentran con el contacto.

Actividades de cuidado y rituales

imagen

La enfermedad se concibe como un desequilibrio resultante de la ruptura de tabúes o como producto de un hechizo o envenenamiento provocado por un enemigo. Las técnicas curativas tradicionales se basan en el uso de muchas plantas con propiedades medicinales y en las purificaciones rituales.

Todas las actividades, la caza, la recolección, la pesca y la agricultura se ritualizan en un ciclo ceremonial marcado por el calendario del ciclo agrícola.

Para ellos, la música, las canciones y los accesorios de plumas tienen una importancia fundamental porque expresan su universo social y mítico y sus formas de sensibilidad emocional, estética y religiosa.

El festival que destaca es el Festival del Maíz Verde en enero, seguido del Festival del Claro en mayo y luego otros festivales menores a lo largo del año.

Los Rikbaktsá son excelentes flautistas y cantantes; la música y la danza acompañan todas las ocasiones festivas.

Fuente: pib.socioambiental.org

El artículo en francés

Le peuple Rikbaktsá

Publicité

Un avis sur « Brasil: El pueblo Rikbaktsá »

Commentaires fermés

%d blogueurs aiment cette page :